La Biblia hoy - Nueva Versión Internacional

Un plan de lectura bíblica diaria y consejos para saber cómo leer la Biblia adecuadamente

Mayo
2017
L
M
X
J
V
S
D
24
25
26
27
28
29
30
31

Al leer la Biblia cada día, permita que las Escrituras le hablen. Aquí tiene algunos consejos:

  • Antes de comenzar su lectura ore a Dios pidiéndole que él le hable por su Palabra.

  • Busque un lugar tranquilo y lea el texto con atención.

  • Hágase ciertas preguntas: ¿Por qué escribió Dios esto? ¿Qué me quiere enseñar? ¿Cómo lo puedo aplicar a mi vida?

  • Ore al Señor pidiéndole que le dé el poder para poner en práctica lo aprendido.

Fecha seleccionada: 23/05/2017

Esdras 1-2

Capítulo 1

El decreto de Ciro

 1En el primer año del reinado de Ciro, rey de Persia, el Señor dispuso el corazón del rey para que éste promulgara un decreto en todo su reino y así se cumpliera la palabra del Señor por medio del profeta Jeremías. Tanto oralmente como por escrito, el rey decretó lo siguiente: 2"Esto es lo que ordena Ciro, rey de Persia: "El Señor, Dios del cielo, que me ha dado todos los reinos de la tierra, me ha encargado que le construya un templo en la ciudad de Jerusalén, que está en Judá. 3Por tanto, cualquiera que pertenezca a Judá, vaya a Jerusalén a construir el templo del Señor, Dios de Israel, el Dios que habita en Jerusalén; y que Dios lo acompañe. 4También ordeno que los habitantes de cada lugar donde haya judíos sobrevivientes los ayuden dándoles plata y oro, bienes y ganado, y ofrendas voluntarias para el templo de Dios en Jerusalén."

El regreso a Jerusalén

 5Entonces los jefes de familia de Benjamín y de Judá, junto con los sacerdotes y levitas, es decir, con todos aquellos en cuyo corazón Dios puso el deseo de construir el templo, se dispusieron a ir a Jerusalén. 6Todos sus vecinos los ayudaron con plata y oro, bienes y ganado, objetos valiosos y todo tipo de ofrendas voluntarias. 7Además, el rey Ciro hizo sacar los utensilios que Nabucodonosor se había llevado del templo del Señor en Jerusalén y había depositado en el templo de su dios. 8Ciro los entregó a su tesorero Mitrídates, el cual los contó y se los pasó a Sesbasar, jefe de Judá. 9El inventario de dichos utensilios fue el siguiente: tazones de oro, 10tazas de oro, 11En total fueron cinco mil cuatrocientos los utensilios de oro y de plata. Todos estos objetos los llevó Sesbasar a Jerusalén cuando a los deportados se les permitió regresar de Babilonia.

Capítulo 2

Los que volvieron con Zorobabel

 1La siguiente es la lista de la gente de la provincia que Nabucodonosor, rey de Babilonia, había llevado cautiva a Babilonia, y a la que se le permitió regresar a Jerusalén y a Judá. Cada uno volvió a su propia población 2en compañía de Zorobabel, Jesúa, Nehemías, Seraías, Relaías, Mardoqueo, Bilsán, Mispar, Bigvay, Rejún y Baná. Ésta es la lista de los israelitas que regresaron: 3de Parós, 4de Sefatías, 5de Araj, 6de Pajat Moab, es decir, de Jesúa y Joab, 7de Elam, 8de Zatú, 9de Zacay, 10de Baní, 11de Bebay, 12de Azgad, 13de Adonicán, 14de Bigvay, 15de Adín, 16de Ater, es decir, de Ezequías, 17de Bezay, 18de Jorá, 19de Jasún, 20de Guibar, 21de Belén, 22de Netofa, 23de Anatot, 24de Azmávet, 25de Quiriat Yearín, Cafira y Berot, 26de Ramá y Gueba, 27de Micmás, 28de Betel y de Hai, 29de Nebo, 30de Magbís, 31del otro Elam, 32de Jarín, 33de Lod, Jadid y Ono, 34de Jericó, 35de Sená, 36De los sacerdotes descendientes de Jedaías, de la familia de Jesúa, 37de Imer, 38de Pasur, 39de Jarín, 40De los levitas descendientes de Jesúa y de Cadmiel, que pertenecían a la familia de Hodavías, 41De los cantores descendientes de Asaf, 42De los porteros descendientes de Salún, Ater, Talmón, Acub, Jatitá y Sobay, 43Los servidores del templo eran de las familias de Zijá, Jasufá, Tabaot, 44Querós, Sigajá, Padón, 45Lebaná, Jagabá, Acub, 46Jagab, Salmay, Janán, 47Guidel, Gajar, Reaías, 48Rezín, Necoda, Gazán, 49Uza, Paseaj, Besay, 50Asena, Meunín, Nefusín, 51Bacbuc, Jacufá, Jarjur, 52Baslut, Mejidá, Jarsa, 53Barcós, Sísara, Temá, 54Neziaj y Jatifá. 55Los descendientes de los servidores de Salomón eran de las familias de Sotay, Soféret, Peruda, 56Jalá, Darcón, Guidel, 57Sefatías, Jatil, Poquéret Hasebayin y Amón. 58Los servidores del templo y de los descendientes de los servidores de Salomón, 59Los siguientes regresaron de Tel Melaj, Tel Jarsá, Querub, Adón e Imer, pero no pudieron demostrar ascendencia israelita: 60De los descendientes de Delaías, Tobías y Necoda, 61De entre los sacerdotes, los siguientes tampoco pudieron demostrar su ascendencia israelita: los descendientes de Jabaías, Cos y Barzilay (este último se casó con una de las hijas de un galaadita llamado Barzilay, del cual tomó su nombre). 62Éstos buscaron sus registros genealógicos, pero como no los encontraron, fueron excluidos del sacerdocio. 63A ellos el gobernador les prohibió comer de los alimentos sagrados hasta que un sacerdote decidiera su suerte por medio del urim y el tumim. 64El número total de los miembros de la asamblea era de cuarenta y dos mil trescientas sesenta personas, 65sin contar a esclavos y esclavas, que sumaban siete mil trescientos treinta y siete; y tenían doscientos cantores y cantoras. 66Tenían además setecientos treinta y seis caballos, doscientas cuarenta y cinco mulas, 67cuatrocientos treinta y cinco camellos y seis mil setecientos veinte burros. 68Cuando llegaron al templo del Señor en Jerusalén, algunos jefes de familia dieron donativos para que se reconstruyera el templo del Señor en el mismo sitio. 69De acuerdo con sus capacidades económicas dieron, para la obra de reconstrucción, cuatrocientos ochenta y ocho kilos de oro, dos mil setecientos cincuenta kilos de plata y cien túnicas sacerdotales. 70Los sacerdotes, los levitas y algunos del pueblo se establecieron en Jerusalén, en tanto que los cantores, los porteros, los servidores del templo y los demás israelitas se fueron a vivir a sus propias poblaciones.

La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional® NVI® Copyright © 1999 by www.biblica.com, Inc.®. All rights reserved worldwide.
La Biblia en un año
"Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes."
(Dt 6:6-7)

Compartir

BIBLIA ONLINE
Biblia online
BIBLIA EN AUDIO
Biblia en audio