La Biblia hoy - Reina Valera 1960

Un plan de lectura bíblica diaria y consejos para saber cómo leer la Biblia adecuadamente

Al leer la Biblia cada día, permita que las Escrituras le hablen. Aquí tiene algunos consejos:

  • Antes de comenzar su lectura ore a Dios pidiéndole que él le hable por su Palabra.

  • Busque un lugar tranquilo y lea el texto con atención.

  • Hágase ciertas preguntas: ¿Por qué escribió Dios esto? ¿Qué me quiere enseñar? ¿Cómo lo puedo aplicar a mi vida?

  • Ore al Señor pidiéndole que le dé el poder para poner en práctica lo aprendido.

Fecha seleccionada: 18/06/2017

Salmos 25-30

Capítulo 25

David implora dirección, perdón y protección

 1A ti, oh Jehová, levantaré mi alma. 2Dios mío, en ti confío; No sea yo avergonzado, No se alegren de mí mis enemigos. 3Ciertamente ninguno de cuantos esperan en ti será confundido; Serán avergonzados los que se rebelan sin causa. 4Muéstrame, oh Jehová, tus caminos; Enséñame tus sendas. 5Encamíname en tu verdad, y enséñame, Porque tú eres el Dios de mi salvación; En ti he esperado todo el día. 6Acuérdate, oh Jehová, de tus piedades y de tus misericordias, Que son perpetuas. 7De los pecados de mi juventud, y de mis rebeliones, no te acuerdes; Conforme a tu misericordia acuérdate de mí, Por tu bondad, oh Jehová. 8Bueno y recto es Jehová; Por tanto, él enseñará a los pecadores el camino. 9Encaminará a los humildes por el juicio, Y enseñará a los mansos su carrera. 10Todas las sendas de Jehová son misericordia y verdad, Para los que guardan su pacto y sus testimonios. 11Por amor de tu nombre, oh Jehová, Perdonarás también mi pecado, que es grande. 12¿Quién es el hombre que teme a Jehová? El le enseñará el camino que ha de escoger. 13Gozará él de bienestar, Y su descendencia heredará la tierra. 14La comunión íntima de Jehová es con los que le temen, Y a ellos hará conocer su pacto. 15Mis ojos están siempre hacia Jehová, Porque él sacará mis pies de la red. 16Mírame, y ten misericordia de mí, Porque estoy solo y afligido. 17Las angustias de mi corazón se han aumentado; Sácame de mis congojas. 18Mira mi aflicción y mi trabajo, Y perdona todos mis pecados. 19Mira mis enemigos, cómo se han multiplicado, Y con odio violento me aborrecen. 20Guarda mi alma, y líbrame; No sea yo avergonzado, porque en ti confié. 21Integridad y rectitud me guarden, Porque en ti he esperado. 22Redime, oh Dios, a Israel De todas sus angustias.

Capítulo 26

Declaración de integridad

 1Júzgame, oh Jehová, porque yo en mi integridad he andado; He confiado asimismo en Jehová sin titubear. 2Escudríñame, oh Jehová, y pruébame; Examina mis íntimos pensamientos y mi corazón. 3Porque tu misericordia está delante de mis ojos, Y ando en tu verdad. 4No me he sentado con hombres hipócritas, Ni entré con los que andan simuladamente. 5Aborrecí la reunión de los malignos, Y con los impíos nunca me senté. 6Lavaré en inocencia mis manos, Y así andaré alrededor de tu altar, oh Jehová, 7Para exclamar con voz de acción de gracias, Y para contar todas tus maravillas. 8Jehová, la habitación de tu casa he amado, Y el lugar de la morada de tu gloria. 9No arrebates con los pecadores mi alma, Ni mi vida con hombres sanguinarios, 10En cuyas manos está el mal, Y su diestra está llena de sobornos. 11Mas yo andaré en mi integridad; Redímeme, y ten misericordia de mí. 12Mi pie ha estado en rectitud; En las congregaciones bendeciré a Jehová.

Capítulo 27

Jehová es mi luz y mi salvación

 1Jehová es mi luz y mi salvación; ¿de quién temeré? Jehová es la fortaleza de mi vida; ¿de quién he de atemorizarme? 2Cuando se juntaron contra mí los malignos, mis angustiadores y mis enemigos, Para comer mis carnes, ellos tropezaron y cayeron. 3Aunque un ejército acampe contra mí, No temerá mi corazón; Aunque contra mí se levante guerra, Yo estaré confiado. 4Una cosa he demandado a Jehová, ésta buscaré; Que esté yo en la casa de Jehová todos los días de mi vida, Para contemplar la hermosura de Jehová, y para inquirir en su templo. 5Porque él me esconderá en su tabernáculo en el día del mal; Me ocultará en lo reservado de su morada; Sobre una roca me pondrá en alto. 6Luego levantará mi cabeza sobre mis enemigos que me rodean, Y yo sacrificaré en su tabernáculo sacrificios de júbilo; Cantaré y entonaré alabanzas a Jehová. 7Oye, oh Jehová, mi voz con que a ti clamo; Ten misericordia de mí, y respóndeme. 8Mi corazón ha dicho de ti: Buscad mi rostro. Tu rostro buscaré, oh Jehová; 9No escondas tu rostro de mí. No apartes con ira a tu siervo; Mi ayuda has sido. No me dejes ni me desampares, Dios de mi salvación. 10Aunque mi padre y mi madre me dejaran, Con todo, Jehová me recogerá. 11Enséñame, oh Jehová, tu camino, Y guíame por senda de rectitud A causa de mis enemigos. 12No me entregues a la voluntad de mis enemigos; Porque se han levantado contra mí testigos falsos, y los que respiran crueldad. 13Hubiera yo desmayado, si no creyese que veré la bondad de Jehová En la tierra de los vivientes. 14Aguarda a Jehová; Esfuérzate, y aliéntese tu corazón; Sí, espera a Jehová.

Capítulo 28

Plegaria pidiendo ayuda, y alabanza por la respuesta

 1A ti clamaré, oh Jehová. Roca mía, no te desentiendas de mí, Para que no sea yo, dejándome tú, Semejante a los que descienden al sepulcro. 2Oye la voz de mis ruegos cuando clamo a ti, Cuando alzo mis manos hacia tu santo templo. 3No me arrebates juntamente con los malos, Y con los que hacen iniquidad, Los cuales hablan paz con sus prójimos, Pero la maldad está en su corazón. 4Dales conforme a su obra, y conforme a la perversidad de sus hechos; Dales su merecido conforme a la obra de sus manos. 5Por cuanto no atendieron a los hechos de Jehová, Ni a la obra de sus manos, El los derribará, y no los edificará. 6Bendito sea Jehová, Que oyó la voz de mis ruegos. 7Jehová es mi fortaleza y mi escudo; En él confió mi corazón, y fui ayudado, Por lo que se gozó mi corazón, Y con mi cántico le alabaré. 8Jehová es la fortaleza de su pueblo, Y el refugio salvador de su ungido. 9Salva a tu pueblo, y bendice a tu heredad; Y pastoréales y susténtales para siempre.

Capítulo 29

Poder y gloria de Jehová

 1Tributad a Jehová, oh hijos de los poderosos, Dad a Jehová la gloria y el poder. 2Dad a Jehová la gloria debida a su nombre; Adorad a Jehová en la hermosura de la santidad. 3Voz de Jehová sobre las aguas; Truena el Dios de gloria, Jehová sobre las muchas aguas. 4Voz de Jehová con potencia; Voz de Jehová con gloria. 5Voz de Jehová que quebranta los cedros; Quebrantó Jehová los cedros del Líbano. 6Los hizo saltar como becerros; Al Líbano y al Sirión como hijos de búfalos. 7Voz de Jehová que derrama llamas de fuego; 8Voz de Jehová que hace temblar el desierto; Hace temblar Jehová el desierto de Cades. 9Voz de Jehová que desgaja las encinas, Y desnuda los bosques; En su templo todo proclama su gloria. 10Jehová preside en el diluvio, Y se sienta Jehová como rey para siempre. 11Jehová dará poder a su pueblo; Jehová bendecirá a su pueblo con paz.

Capítulo 30

Acción de gracias por haber sido librado de la muerte

 1Te glorificaré, oh Jehová, porque me has exaltado, Y no permitiste que mis enemigos se alegraran de mí. 2Jehová Dios mío, A ti clamé, y me sanaste. 3Oh Jehová, hiciste subir mi alma del Seol; Me diste vida, para que no descendiese a la sepultura. 4Cantad a Jehová, vosotros sus santos, Y celebrad la memoria de su santidad. 5Porque un momento será su ira, Pero su favor dura toda la vida. Por la noche durará el lloro, Y a la mañana vendrá la alegría. 6En mi prosperidad dije yo: No seré jamás conmovido, 7Porque tú, Jehová, con tu favor me afirmaste como monte fuerte. Escondiste tu rostro, fui turbado. 8A ti, oh Jehová, clamaré, Y al Señor suplicaré. 9¿Qué provecho hay en mi muerte cuando descienda a la sepultura? ¿Te alabará el polvo? ¿Anunciará tu verdad? 10Oye, oh Jehová, y ten misericordia de mí; Jehová, sé tú mi ayudador. 11Has cambiado mi lamento en baile; Desataste mi cilicio, y me ceñiste de alegría. 12Por tanto, a ti cantaré, gloria mía, y no estaré callado. Jehová Dios mío, te alabaré para siempre.

Copyright © 1960 by American Bible Society (http://www.americanbible.org)
La Biblia en un año
"Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes."
(Dt 6:6-7)

Compartir

BIBLIA ONLINE
Biblia online
BIBLIA EN AUDIO
Biblia en audio